Pablo Lapuente Coaching Lleida

Coaching especializado en Lleida

Desarrollo de adolescentes, qué vamos aprendiendo | LIFE Leadership School

Desarrollo de adolescentes, qué vamos aprendiendo

Desarrollo de adolescentes, qué vamos aprendiendoEl desarrollo de adolescentes es un reto desde muchas vertientes. Como profesionales de la formación, el coaching y el liderazgo de adolescentes en campamentos de verano, éstas son algunos de los aprendizajes que hemos ido obteniendo en los últimos años

Desde nuestra perspectiva, seguimos aprendiendo, y no pretendemos con este artículo asentar las bases de nada. Tan sólo aportar ideas.

Hacerles partícipes

Ser considerado por un adulto, a ojos de un adolescente, es una oportunidad para demostrar lo que sabe, dar su opinión o incluso pedir algo que necesita. Hacer partícipe no implica otorgarles toda la responsabilidad de una decisión, más bien el tener en cuenta su opinión u opciones y discurrir en su presencia la toma de decisiones.

Hacerle saber, diciéndoselo, que le tenemos en cuenta y que nos importa va más allá de “lo hago por tu bien”, “es lo mejor para ti”, “es lo que tienes que hacer”. Pasa por preguntarle “Cómo lo harías”, “Cómo podríamos entre todos”, “Qué quieres aportar y qué te gustaría que te aportáramos”, “Para qué estás aquí”.

Es manifestarles respeto y, en verdad, emprender la transición a su edad adulta, dejando espacio para el error y el aprendizaje, por mucho que estemos convencidos de que se equivocan..

Seguir leyendo en mi post: Desarrollo de adolescentes, qué vamos aprendiendo | LIFE Leadership School

Campamentos de verano LIFE: adolescentes, inteligencia emocional y liderazgo, naturaleza en Pirineos | LIFE Leadership School

Unos campamentos de verano en los que 12 adolescentes conviven y aprenden sobre sí mismos durante una ruta de montaña en los Pirineos de Lleida, desarrollando habilidades de liderazgo e inteligencia emocional en el Parc Natural de l’Alt Pirineu, Lleida.

Ver más en mi blog : Campamentos de verano LIFE: adolescentes, inteligencia emocional y liderazgo, naturaleza en Pirineos | LIFE Leadership School

Lo mejor del 2017 No estaba sólo | LIFE Leadership School

Lo mejor del 2017. Estuve allí y no estaba sólo

Resumen y vídeo de lo mejor del 2017. Una excusa para revivir momentos cumbre y emprender el año con agradecimiento. Estuve allí y no estaba sólo.

¿Qué será lo mejor del 2017? Aquello que nos ha pasado durante el año y que valoramos especialmente. Tal vez sea complejo centrarse en ello en momentos convulsos, en los que lo estamos pasando mal o algo nos tiene preocupados. Aún así bien vale la pena el esfuerzo: sentir gratitud, nos dispone al agradecimiento. Es una óptima actitud con la que encarar lo que nos venga, desde ahora, por delante.

Si no se abre youtube al hacer click a la imagen, este es el enlace directo: https://www.youtube.com/watch?v=nabvDEZfJV8 

Haciendo el ejercicio de preguntarnos qué ha sido lo mejor del 2017, nos hemos venido arriba al recordar momentazos como:

  • La alegría en la cumbre de la Coma del Forn alcanzada durante los campamentos para adolescentes en el Pirineo
  • El orgullo por cada un@ de los miembros del equipo al alcanzar el Campo Base del Anapurna con los dos trekkings formativos que organizamos en Nepal
  • La atención recibida durante las charlas que dimos en la Feria Biocultura en Barcelona, dentro del Festival Vilamon de Turismo Sostenible
  • El entusiasmo de algunos alumnos de Grados Superiores, al participar en talleres de desarrollo de la inteligencia emocional para mejorar la comunicación
  • El interés auténtico de equipos directivos por mejorar las relaciones
  • Los momentos de admiración de la Naturaleza
  • Cuando alguien nos dice que está gratamente sorprendido de haber descubierto herramientas prácticas para el día a día

Esto ha sido lo mejor del 2017 en LIFE. De hecho, en cada uno de esos momentos no estábamos sólos, contábamos con el impulso de personas implicadas en dar lo mejor de sí mismas y fomentar lo mejor en los demás. Contar con ellas ha sido todo un lujo y por ello estamos muy agradecidos.

Gracias, ¡por un 2018 repleto de exploración!

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

 

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículo publicado en: Lo mejor del 2017 No estaba sólo | LIFE Leadership School

Autogestión de sensaciones en Raquetas por la Vall d’Aran. Lo que la naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Claves de la autogestión, sobre cómo gestionar las sensaciones y su repercusión al valorar situaciones y tomar decisiones. Y de cómo el conocerse mejor nos hace más libres

El recuerdo de aquellas travesías en raquetas de nieve por la Vall d’Aran , Vall de Riu Malo -Baciver y ascención als Tucs de  Miei (2.257m), Cap des Clòsos (2.417m) y Pedescals (2.373m), quedó como  “bueno”. Lo escribo entre comillas para delatar el maniqueísmo imperante en nuestro modo de valorar las cosas: o bueno o malo, positivo o negativo, blanco o negro,  cuando es en los matices donde precisamente podemos hallar más valor para nuestras experiencias y –cómo no- aprendizajes.

Es en los matices donde precisamente podemos hallar más valor para nuestras experiencias

Ahondando en ese recuerdo con tal de desglosarlo y tratar de redactar una reseña aceptablemente enriquecedora rápidamente me han venido algunos de esos matices –que también he ampliado observando fotos que saqué de aquellos días-.  Multitud de estudios apuntan a la relación entre los recuerdos y las emociones: en resumen, resulta más fácil acceder a los recuerdos si van asociados a emociones (de la interacción del hipocampo y la amígdala, ambos en el sistema límbico cerebral). De aquí podríamos sacar un nuevo post sobre cómo incrementar la eficacia del aprendizaje en cualquier ámbito educativo…

Resulta más fácil acceder a los recuerdos si van asociados a emociones

El primero de esos matices corresponde a una emoción de responsabilidad sobre un fallo que cometí en la planificación de esas travesías. Tuve en cuenta estrictos criterios de planificación en marchas de montaña: el terreno, la meteorología y el grupo, pero no reparé en el número de coches necesario para regresar todos a casa. Podría quedarme tan sólo con que “fue un simple fallo” o con que gracias a Dunia (que casualmente se encontró con unos amigos que cubrirían el mismo recorrido) “fue resuelto”. No obstante siempre hay más, y lo que originó precisamente ese fallo fue una carencia en mi propia autogestión, el día anterior antes de salir. Me explico:

Lo que originó precisamente ese fallo fue una carencia en mi propia autogestión

Ultimamos la logística el día anterior mediante comunicación whatsappil, en el que no quedaba claro quién iba a traer su coche al punto de salida. Ya por la mañana seguía sin haber demasiada claridad al respecto aunque finalmente se dispusieron los coches necesarios para la ida –pero no para la vuelta-. El caso es que me resultó incómodo en ambos casos poder sonar “borde” y ello minó mis capacidades resolutiva y clarificadora. Lo acabé pagando horas después con una profunda emoción de responsabilidad, de no haber estado a la altura. –La próxima vez aunque me haga sentir un poco incómodo, abogaré por ser menos políticamente correcto y más resolutivo-, concluí.

Segundo matiz, vamos a hablar de sensaciones, y su repercusión al valorar situaciones y tomar decisiones.

Cuando llegamos al Pla de Beret, a eso de las 11h, nos encontramos un panorama poco favorable, una densa niebla pegada al suelo dificultaba incluso la salida a pie del parking. No se veía nada más allá de 20 metros. Además hasta que no se domina la técnica, las raquetas suelen resultar incómodas lo cual sumado al frío conjuró unas sensaciones que cualquiera del equipo podría haber sentido más o menos así -lo exagero un poco, con vuestro permiso-:

  • Joder, después del viaje de cerca de 3 horas que nos hemos metido encima no se ve nada
  • Uff, qué pereza salir del coche, hace un frío que pela, me voy a poner encima el forro polar, el de repuesto e incluso la chaqueta impermeable
  • Buah, ya antes de empezar tengo las manos heladas y aún tengo que ponerme las raquetas
  • Ostras, ya estamos caminando en fila india y creo que me he puesto mal la raqueta de la derecha porque me roza en la tibia. Mejor no paro ahora que ralentizaré al grupo
  • ¡Qué calor tengo de repente! Estoy sudando y necesito parar ya. Paro.
  • Esto es precioso, ¡estamos en medio de la nada!
  • No debería haber venido, no estoy en forma y me cuesta esfuerzo avanzar
  • ¿Por qué van tan rápido? ¡Me estoy empezando a ahogar y no voy a poder aguantar hasta el final!
  • ¿Por qué vamos tan lentos? A este ritmo no podremos llegar als Estanhs de Baciver
  • ¿Ahora paramos? Si justo me he quitado yo el abrigo hace 2 minutos, ¡estoy cogiendo frío otra vez!
  • ¿Ya paramos? Pues yo no me quito nada de ropa porque aún no he entrado en calor
  • ¡Un alud! ¡Qué preciosidad y suerte poderlo ver en directo!
  • ¡Un alud! ¿Será peligroso estar aquí?

No deja de ser una figuración, de hecho, a la media hora de marcha ya avanzábamos a un ritmo constante que nos llevó a nuestro objetivo del día, els Estanhs de Baciver. Eso sí, de aquello con lo que cada un@ se haya sentido identificad@, ¿de qué manera influye en nuestra valoración de un momento concreto y en nuestro comportamiento? Es como ponerse unas gafas de sol en la que en vez de ofrecer un mero filtro solar, ofrecen un filtro emocional que condiciona nuestra percepción exterior e incluso nuestro modo de actuar.

Las sensaciones y su repercusión al valorar situaciones y tomar decisiones, ¿cómo gestionarlas?

Ya, bien, ¿pero cómo gestionarlas para tener “mejores experiencias” o “actuar conforme a lo que un@ quiere”? En resumen:

  1. Definiendo previamente qué tipo de experiencia quieres tener (qué quieres obtener, cómo quieres que sea la vivencia, qué quieres aportar tú a la experiencia)
  2. Siendo progresivo en la experimentación de estímulos
  3. No apostando todo a una sola experiencia: las sensaciones de esfuerzo, incomodidad e incluso dolor ligero se soportan mejor cuando se ha pasado por ellas varias veces, intencionadamente y con una finalidad.Un claro ejemplo de ello lo hallaréis en el entrenamiento deportivo, una sesión de spinning, body pump, pilates, running…  podía implicar mucho esfuerzo –y sacrificio- las primeras veces, pero luego poco a poco vamos siendo capaces de asimilar y normalizar esas sensaciones, mediante la autogestión.
  1. Teniendo constancia en lo planificado. Siguiendo el mismo ejemplo del entrenamiento deportivo, ir sin plan o no ser constante en él, nos llevará a una conclusión errónea: no mejoro en cuanto a esas sensaciones. ¿Qué esperas, si cada vez estás empezando de nuevo?
  2. Enfocándote en más cosas que las propias sensaciones, como en los aspectos que hayas definido en el punto 1. Por ejemplo, si quiero que mi experiencia sea un motivo de sociabilización, ¿algo habré de hacer al respecto, no?
  3. Recordándote tu propia finalidad en hacer lo que haces. Seguramente sacarás a flote aquello que SABES por lo que vale la pena esforzarse.
  4. Procura planificar de tal manera que antes de empezar tengas todo dispuesto. En cuanto al ejemplo de la progresión en raquetas: no te dejes llevar por la primera impresión, abrígate según las circunstancias, emplea el material necesario, dedica el tiempo necesario a colocarte adecuadamente las raquetas, sigue los consejos del instructor y si no estás conforme o tienes dudas, pregunta.

Cuántas veces nos damos cuenta de que vamos de bólido en nuestro día a día

Cuántas veces nos damos cuenta de que vamos de bólido en nuestro día a día, sin reparar en detalles como nuestra propia dedicación, bienestar  y salud, o en el de los demás. Que llegamos tan justos a las cosas que ya partimos con mal pie, o ¿estando sin estar?

Gracias a las sensaciones que nos da el cuerpo, estando un poco atentos, podemos reorientar nuestro rumbo hacia hábitos de vida más placenteros.

Tercer matiz, tanto en el primer equipo como en el segundo, con los que hicimos las travesías en raquetas por la Vall d’Aran, imperaba la voluntad de conseguir una meta, lograr un objetivo. Els Estanhs de Baciver en un caso, y la ascención als Tucs de  Miei (2.257m), Cap des Clòsos (2.417m) y Pedescals (2.373m), en el otro. Eso sí, siempre hay más.

¿Esas metas eran de sí o sí? ¿O había otros aspectos que también era importante que respetáramos? De nuevo, los matices. Surge la emoción de valores contrapuestos, la duda, la incertidumbre:

¿Llegar a las tres cumbres con la sensación de logro que ello supone?

¿Arriesgarse a cubrir un itinerario demasiado largo que acabase brindando sensaciones que tiñesen de gris la experiencia?

¿La meta ha de ser un punto en concreto, muy definido? ¿o ha de tener cierto margen?

¿Hay en el logro, en la consecución de objetivos, un componente emocional ligado a la autoestima?

Cada respuesta a estas preguntas nos ha de servir para conocer algunos de nuestros patrones primarios sobre nuestra manera de ser. Conocerse mejor implica ampliar el propio rango de bienestar, tomando mayor sensibilidad sobre lo que pasa a nuestro alrededor.  Es, por lo tanto, un modo efectivo de tener más opciones sobre las que escoger y mayor criterio a la hora de decantarnos por unas en detrimento de otras.

Conocerse mejor nos hace más libres. Y no por ello dejar de estar sujetos a lo desconocido o lo inesperado, siempre hay más

La voluntad de conseguir metas, alcanzar objetivos implica capacidad de autogestión, no nos exime de esfuerzo, dolor y –claro que sí- sensaciones para toda la vida al conseguirlas. Y si no, que nos cuente nuestra amiga Edurne Pasaban su hazañas y retos alcanzando las 14 cumbres más altas del planeta.  Pasamos a saludarla, ¡pero se nos olvidó preguntar!

 

 

 

 

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

 

Origen: Autogestión de sensaciones en Raquetas por la Vall d’Aran. Lo que la naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Gestión del riesgo y el Congost de Montrebei. Lo que la Naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Aprovechamos nuestros pasos para abarcar la Gestión del riesgo aplicada sobre el Congost de Montrebei, repasar las huellas que el paso de los tiempos ha impreso en la Serra del Montsec relatar una ruta más allá del Congost

Empezaba el día silencioso, frío, sin apenas viento y con un parte meteorológico un tanto incierto: uno de los frentes húmedos que tanta nieve han dejado en la vertiente sur de los pirineos este invierno se aproximaba por el sur. Las grullas ya habían pasado por aquí en su migración otoñal al sur y el equipo estaba mermado por bajas de última hora, hecho que facilitó un clima aún más íntimo entre nosotros.

Equiparable a nivel físico con una ascensión en el día al Vallibierna (un tresmil) desde Llauset

Afrontábamos una jornada larga y exigente, con 1.000 metros de desnivel positivo y un recorrido de 15 km que incluía secciones sin sendero trazado y algún tramo con exposición donde emplear también las manos para poder progresar.  Equiparable a nivel físico con una ascensión en el día al Vallibierna desde Llauset. El punto de inicio era el parking de la Masieta (al que se accede desde Puente de Montañana/Pont de Montanyana) y el objetivo era acceder al lomo del Montsec D’Ares para atravesarlo por el Grau de l’Onso, descendiendo hasta Mas Carlets para –ya por el GR 1– cruzar el Congost de Montrebei visitando la impresionante entrada de la Cova Colomera.

El magnífico Congost de Montrebei se ha masificado de un tiempo acá sobretodo en los fines de semana, entre La Masieta y las Pasarelas de Montfalcó.  En 1999 la vertiente catalana fue adquirida por la Fundación Catalunya-La Pedrera con la finalidad de preservar sus valores naturales y paisajísticos. Un fin de semana ordinario en los meses de primavera a otoño se puede caminar en hilera de inicio a fin y aún así no dejarse de maravillar por sus paredes. Es natural que surja el conflicto sobre la seguridad, la preservación de sus valores y la masificación. Si un lugar tiene un interés propio del entorno y es accesible, tarde o temprano se masifica, como la pradera de Ordesa, y –si se puede– se explota comercialmente. Cuando esto ocurre la probabilidad de accidentes incrementa y con ello la de que se pidan responsabilidades y se trate de “solucionar” el problema.

El Congost de Montrebei como objeto de análisis de la gestión del riesgo

Vamos a tomar el Congost de Montrebei como objeto de análisis de la gestión del riesgo, siendo aplicable a otros muchos ámbitos:

¿Para qué sirve la gestión del riesgo? Para minimizar la probabilidad de padecer un daño o efecto no deseado.

¿De qué depende el riesgo? El riesgo va en función de tres variables fundamentales, que interactúan entre sí: Peligros + Vulnerabilidad + Exposición.

El peligro es aquello que provocaría un daño. En este caso podríamos considerar la caída de piedras y la caída de caminantes (desde un tramo aéreo).

La vulnerabilidad es la disposición al daño. Factores que hacen que en caso de estar expuesto al peligro, seamos un blanco fácil. En este caso el tamaño y comportamiento del grupo, así como la confluencia en un mismo punto del trayecto serían factores aplicables.

La exposición es el ponerse en situación de sufrir un daño. Pasar por el Congost habiendo una hilera de gente –mayor tiempo en atravesarlo- y encima en ambos sentidos –menor espacio disponible– nos expone más a los peligros.

El riesgo crece si aumentamos cualquiera de estas tres variables:

  • Varios peligros a la vez: desprendimientos y caídas. O el impacto potencial del daño (herida, lesión, fallecimiento): caída de piedras, pequeñas, grandes o bloques de roca
  • Varios factores de vulnerabilidad: un grupo de 20 personas de despedida de soltero
  • Incremento de la exposición, en tiempo o forma, por ejemplo tardando 3 horas en cruzarlo o hacerlo en bicicleta (eje de gravedad más alto y mayor exposición a una caída)

Por lo tanto en la gestión del riesgo trataremos de minimizar las tres variables:

  • Sobre los peligros, mitigando su impacto: fijando redes de contención de caída de piedras, fijando una pasarela o equipando una línea de vida sobre la que poderse asegurar (a modo de vía ferrata)
  • Sobre la vulnerabilidad, reduciendo lo que incide directamente en la probabilidad de padecer daños : Limitando el acceso a grupos de más de 10 personas, fijando un adulto responsable por cada niño menor de 10 años, llevando casco, organizando el paso por horas o por un itinerario alternativo al de la ida
  • Sobre la exposición, gestionando el flujo de caminantes por hora para evitar aglomeraciones que incrementen el tiempo de recorrido, limitando el acceso en bicicleta fuera de los fines de semana más concurridos, limitando el acceso con carritos para niños para reducir la exposición a caídas, fijando un itinerario diferente al de la ida para regresar (como el antiguo paso también horadado en la roca unos metros más abajo del camino principal)

Vemos medidas paliativas redundantes por afectar a la vez a distintos factores. Ahora sería momento de obtener una visión integrada de todas ellas para escoger medidas más alineadas con los valores naturales y paisajísticos propios del entorno así como con los de los propios visitantes.

Generalmente la regulación del acceso para evitar aglomeraciones e información sobre consejos para minimizar tanto el impacto sobre el entorno como los riesgos, serían bien aceptadas. Otro tipo de medidas más intervencionistas como fijar redes anticaída (de personas), vallas u otros elementos generarían mayor controversia entre el público excursionista por su impacto en la experiencia de cruzar el Congost de Montrebei. No obstante estar abierto a nuevas propuestas puede impactar positivamente tanto en las economías locales como en la experiencia del visitante, como parece que han conseguido las pasarelas de Montfalcó. Si otros refugios/albergues se habilitaran y/o enlazaran en la zona (Mas Carlets, Sant del Bosc, Rúbies, Hostal Roig, Sant Esteve de la Sarga, Hostal del Llac, Viacamp) incluso el trekking en sí podría dar sus frutos en cuanto a la divulgación natural del Montsec (d’Estall, d’Ares y de Rúbies) y sus alrededores.

+ Info sobre el Congost de Montrebei y su gestión: http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20170103/413052243249/pueblos-lleida-aragon-mancomunidad-mont-rebei.html

No obstante, aquel sábado “incierto” había dejado el monte para los menos domingueros. En todo el recorrido nos cruzamos con apenas 3 personas. Emprendíamos la ascensión por los Barrancos de la Maçana y Sant Jaume, sorprendidos por la humedad y el microclima que conforma éste último en su parte más baja, donde además descubrimos -prácticamente mimetizado en el entorno- un “pou de gel”, un pozo de hielo de los empleados antaño.

Gestionamos un buen ritmo que nos llevó en hora y media al yacimiento arqueológico de los Altimiris. Restos palpables de un sistema de canalización de agua, un pozo, cimientos de viviendas y un templo (ahora semirestaurado) son los vestigios de un antiguo poblado-conjunto monástico visigodo habitado entre los siglos V y IX, que se lleva estudiando desde hace varias campañas. http://www.naciodigital.cat/pallarsdigital/noticia/6086/comencen/excavacions/al/jaciment/arqueologic/altimiris

Seguimos ya desde la Plana de Montrebei dirección sur por un tramo en el que no existe sendero evidente, a lo “jabalí”.  Abriéndonos paso entre las matas de Boj y antiguos tocones de inmensos robles llegamos al fin del contrafuerte hasta una caída vertical de aproximadamente 10 metros que sorteamos fácilmente por el oeste, para continuar el ascenso sin sendero pero ya por un terreno de más fácil progresión. Finalmente coronamos el Montsec d’Ares –a la altura del Grau de l’Onso-, y buscamos un rincón resguardado donde reponer fuerzas y disfrutar del silencio y del hermoso paisaje a nuestro alrededor, antes de emprender la bajada. –Qué bien saben los bocadillos aquí arriba-.

La alegría que da la recompensa tras el esfuerzo

El Grau de l’Onso es un paso para sortear las verticales paredes del Montsec D’Ares, donde es necesario emplear las manos para progresar con seguridad. Nos llevó unos 45 minutos descender ya al Prat d’en Lluis, base de operaciones de multitud de escaladores. Seguimos descendiendo hasta las –casi- ruinas de Mas Carlets, donde verificamos que la fuente no daba agua. Ya sobre el GR 1 tomamos rumbo norte hacia los guardianes del Noguera Ribargorçana, las impresionantes murallas de cerca de 500 metros de altura del Congost de Montrebei. Apenas nos encontramos gente y pudimos dar rienda suelta a nuestra imaginación, a la alegría que da la recompensa tras el esfuerzo, y, cómo no, a seguir explorando el último recoveco de la ruta, la Cova Colomera. Es también un yacimiento arqueológico, usado como punto de resguardo de personas y ganado. Alberga una colonia de grajos –gralles- que nos dieron la bienvenida nada más acceder a su entrada tras superar unos cortos pasos equipados con grapas para evitar resbalones.

Es en experiencias como ésta, con un equilibrio perfecto entre tiempo, esfuerzo y motivación, cuando al reparar un poco de atención entramos en contacto con la tierra, con el lugar, y con su relevancia más allá de su historia reciente. Facilitándonos una experiencia completa y grata, más allá del Congost de Montrebei.

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

 

 

 

 

 

Origen de la Publicación: Gestión del riesgo y el Congost de Montrebei. Lo que la Naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Ponte en marcha | LIFE Leadership School

Ponte en marcha: Claves a tener en cuenta para encajar y guiar las buenas intenciones y propósitos del nuevo año que comienza hacia su consecución

Estas fiestas tienen un especial interés porque conllevan un tremendo potencial de cambio. A pesar de la vorágine de estímulos a los que estamos expuestos, estos días acaban invitando a la reflexión. ¿Quién no ha dedicado como poco unos instantes a plantearse nuevos propósitos para el año próximo?

En base al panorama que nos ha dejado el año que ya se ha ido, a ese regustillo final que queda al despedirse, nos damos la vuelta y encaramos enero con más o menos decisión a mejorar la situación presente. Cuidar la salud, hacer más deporte, trabajar menos, estar más con los nuestros, viajar, apoyar a alguien, impulsar determinados proyectos, dejar de fumar, aprender a tocar un instrumento, hacer un curso sobre un área de interés, ser un poco más feliz.. Surgen las ideas de cambio y  con ellas los nuevos propósitos, al final va a resultar que todos queremos estar mejor.

Ahora vendrán un par de semanas de intenso trabajo, de intensas relaciones, de intensas circunstancias e incluso de intenso tedio y para muchos todo habrá acabado, dejando atrás las buenas intenciones y propósitos para el nuevo año, el siguiente. Es el triunfo de lo cotidiano.

A esperar el deseo tras soplar las velas sobre el pastel, o a que toque la lotería.

Y una mierda. Ponte en marcha.

Ponerte en marcha es moverte hacia donde quieres ir. Es tomarte en serio a ti mism@. Aclarémonos: tal vez conlleve esfuerzo, tal vez no lleguemos exactamente a donde queríamos llegar, pero es absurdo y hasta cierto punto irresponsable dejar en manos de la cotidianidad lo que consideramos importante.

Estas Navidades he escuchado sueños y propósitos maravillosos. Algunos eran más rimbombantes y otros más sencillos, unos más joviales y otros más serenos, algunos los compartía y otros no, pero eso sí, al hablar sobre ellos todos me han transmitido pasión, vitalidad. Entonces, ¿por qué dejar que se diluya en el día a día?

Al fin y al cabo si nada cambia, nada cambia.

Hey, haz la prueba y pregunta a tus allegados. Tener miedo, priorizar el confort, llevar meses bajo estrés, no prestar atención, no tener tiempo para nada, estar más pendiente de afuera que de adentro.. es normal. Humanamente normal. Tanto como soñar.

Un@ puede haber perdido capacidad de tener perspectiva, haber tenido un mal año, estar un poco perdid@. Las dificultades en el camino no entienden de dinero, edad, sexo, ni condición. Forman parte de la aventura. Tanto como los propósitos de mejora para el nuevo año, tan importantes como tú.

¿A qué esperas? Ponte en marcha.

¡Enhorabuena y adelante!

8 CLAVES PARA PLANIFICAR LOS PROPÓSITOS PARA EL NUEVO AÑO

Ahora es momento de planificar, de alinear estrategia y acción en nuestra agenda. Es el primer paso hacia nuestros propósitos, un primer paso y de los más importantes, ponerse en marcha.

Toma nota de aquellas ideas, sobre las que hayas reflexionado estos días, así no se nos escaparán. Aunque algunas aún no estén definidas del todo anota aquello en lo que se sustenten

Explora las emociones en tu interior imaginando cada uno de los propósitos, como si ya lo hubieses conseguido. Determina qué hace tan especial e importante cada propósito. Explora también el impacto que tendría en los demás haberlo conseguido. No estás sól@

Pon foco y establece cual es el orden de prioridades que funciona mejor en ti, ordenando tus propósitos del más al menos importante. Ya sabes el dicho, quien mucho abarca poco aprieta

Define qué necesitas para llevarlos a cabo, cuanto más detallado, mejor. Acepta las dificultades u obstáculos como parte de los propios propósitos y si lo necesitas pide ayuda, la vida es una aventura

Define el tiempo que vas a dedicar a ello, y cuándo. Descompón cada propósito en partes y así podrás asignar fechas de consecución de cada hito. Son las horas de la verdad

No guardes tus sueños en un cajón olvidado, comparte tus planes para vivir mejor con quien quieras, obtendrás nuevas ideas y un sentido del compromiso. Tenlos presentes

Date permiso para fallar de vez en cuando, hasta el final. Te ayudará a ser valiente y creativ@ cuando lo necesites

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Más en: Ponte en marcha | LIFE Leadership School

Resiliencia en Ordesa. Lo que la naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Entrenar la resiliencia pasando por momentos de relativa dureza, fuera de nuestro área de confort, tras los cuales darse cuenta de lo que somos capaces de superar con planificación, gestión del riesgo, esfuerzo, conciencia, aceptación, creatividad y adaptación. Regalos que pudimos encontrar en Ordesa en una ruta de otoño

Sigue leyendo en: Resiliencia en Ordesa. Lo que la naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Coaching Personal Lleida

Para adultos y adolescentes ¿Estás realmente hart@ de no avanzar con algún tema? ¿Te gustaría reforzar tus competencias de liderazgo? ¿Hay algún reto con el que tienes un compromiso especial, que quieres reforzar? ¿Crees que has perdido la pasión por las cosas? ¿Te cuesta relacionarte con l@s demás? ¿Quieres desarrollar tu sentido de la orientación? ¿A veces piensas que hay algo a lo que le falta sentido? ¿Sientes que ha llegado el momento de un cambio de etapa? ¿Demasiados conflictos a tu alrededor? ¿Una etapa dura, dura, en el trabajo? ¿Una meta a la que está costando mucho esfuerzo llegar? ¿Crees que has llegado a un lugar “sin salida”?

No pasa nada, estas cosas suelen ocurrir en un momento u otro y no por ello estar obligad@ a recurrir al coaching o a un coach, o por lo menos esa es mi más sincera opinión.

No obstante, si realmente buscas, quieres sentir, hacer o procesar un CAMBIO IMPORTANTE en TU VIDA, ¡enhorabuena! Has dado el primer paso para que así sea. Contacta conmigo y empecemos a trabajar juntos. ¿A qué esperas?

El coaching personal de liderazgo, implica un trabajo enfocado en que el cliente conecta consigo mism@, integra lo disponible a su alcance y emprende el camino hacia el compromiso, con sentido de la orientación. Conlleva el desarrollo de la Inteligencia Emocional y de habilidades de liderazgo. Se pueden beneficiar tanto niñ@s, como adolescentes y adult@s ya que  está enfocado en apoyar a dar lo mejor de un@ mism@.

En general, ¿Cómo funciona?
  1. Me llamas (Hablamos un poco, y quedamos)
  2. Primera sesión, o Sesión de Descubrimiento (2-3 horas de duración, orientada a definir cómo es la mejor manera de trabajar juntos)
  3. Resto de sesiones (Hasta 1 hora de duración, combina distintas técnicas de coaching, suele haber compromisos -“deberes”- a llevar a cabo por tu cuenta)
  4. Sesión/es de día completo en la naturaleza (Una intensa experiencia en la que emplearemos un paseo, trekking o el kayak durante una sesión muy especial)
Consideraciones
  1. Son básicas la Seguridad, Honestidad y Confidencialidad en las sesiones.
  2. Recomiendo no dilatar más de dos semanas una sesión de la siguiente.
  3. El proceso de coaching requiere de tiempo para que el cliente integre todos los cambios que ha desarrollado. Sugiero un mínimo de entre 6 y 9 sesiones.
  4. Si un cliente combina el trabajo conmigo con el que lleva a cabo con un/a psicólog@, o terapeuta, es necesario comunicarlo a ambos. Facilitaré mis datos de contacto.
  5. El proceso de coaching puede ser anulado por parte de ambos (cliente y coach) en cualquier momento.
¿Qué me hace diferente como Coach?

Coaching de Parejas y Relaciones Lleida

¿Son el ponerse a la defensiva, el menosprecio, la impasibilidad o la culpabilización, conductas habituales? ¿La toma de decisiones es algo doloroso para ti o tu soci@? ¿Afrontáis algo incómodo que ya suena a constante en vuestra relación? ¿El color que define vuestra pareja es un gris, que no os gusta? ¿El sexo no fluye del modo en que lo disfrutáis? ¿Cuando estáis juntos surge el inevitable conflicto y cuando os separáis se diluye? ¿Es la familia un motivo de preocupación? ¿Queréis avanzar en el modo en que os relacionáis? ¿Hay un cambio que algun@ no está dispuesto a tratar? ¿Es la comunicación algo anecdótico? ¿No sabéis cómo pasar juntos por un problema?

La Inteligencia Emocional no es algo que nos hayan enseñado a tod@s durante nuestra educación. Aún así a veces nos relacionamos de un modo que no sólo no nos satisface sino que nos hace sentir mal. Otras veces, es a raíz de un cambio cuando las cosas se empiezan a poner feas. Y así podríamos encontrar muchas más situaciones que nos aportan “dolores de cabeza”, eso es debido a que la dimensión de las relaciones tiene vida propia. En ocasiones la salud de la relación radica en que sus componentes se separen.

No se trata tanto de “arreglar relaciones” como de alinearse hacia el siguiente paso de la propia relación.

Si no os queréis resignar a la agonía de lo que estáis viviendo, y estáis dispuestos a afrontar el conflicto, soy un punto de apoyo. Sí, es algo que es muy íntimo y puede dar la sensación de un salto al vacío, aún así

¿vale la pena probar? Aquí me tenéis.

 

El coaching de relaciones, aplicado al desarrollo de parejas, socios e incluso familias, consiste en combinar el trabajo sobre la propia relación (no sólo enfocados en cada una de sus partes) con la educación sobre la naturaleza de los conflictos relacionales. Integra aspectos como la comunicación, los comportamientos tóxicos, la alineación, el camino de las relaciones, la gestión del cambio e incluso también parte de la Inteligencia Emocional. Está enfocado en acompañar a las relaciones a dar el paso más allá del conflicto.

En general, ¿Cómo funciona?
  1. Me llamáis, -o me llamas, sé que a veces es complicado que los dos empecéis alineados en esto- (Hablamos un poco, y quedamos)
  2. Primera sesión, o Sesión de Descubrimiento (2-3 horas de duración, orientada a definir cómo es la mejor manera de trabajar juntos)
  3. Resto de sesiones (Hasta 1’5 horas de duración, combina distintas técnicas de coaching, suele haber compromisos -“deberes”- a llevar a cabo por vuestra cuenta)
  4. Sesión/es de día completo en la naturaleza (Una intensa experiencia en la que emplearemos un paseo, trekking o el kayak durante una sesión muy especial)
Consideraciones
  1. Son básicas la Seguridad, Honestidad y Confidencialidad en las sesiones.
  2. Recomiendo no dilatar más de tres semanas una sesión de la siguiente.
  3. El proceso de coaching requiere de tiempo para que el cliente integre todos los cambios que ha desarrollado. Sugiero un mínimo de entre 6 y 9 sesiones.
  4. Si un cliente combina el trabajo conmigo con el que lleva a cabo con un/a psicólog@, o terapeuta, es necesario comunicarlo a ambos. Facilitaré mis datos de contacto.
  5. El proceso de coaching puede ser anulado por parte de ambos (cliente y coach) en cualquier momento.
¿Qué me hace diferente como Coach?

Coaching para Empresas Lleida

¿Es el clima laboral algo que está en boca de tod@s? ¿Sientes que tienes todo el peso de la organización en tus espaldas? ¿Las cosas salen a un nivel no deseado y nadie quiere mover un dedo por mejorarlas? ¿Es la creatividad algo que está vivo y cuidado en la organización? ¿Es fácil relacionarse en el departamento / empresa / organización? ¿Es la motivación un aspecto que está por los suelos? ¿Es el liderazgo en equipo algo en lo que invertir?

Desde hace muchos años se oyen voces acerca del dinamismo necesario en las estructuras organizativas que nutren los mercados cambiantes. La rapidez, el intercambio de información y la exigencia de los clientes conducen a un ritmo trepidante por mantener el equilibrio. ¿Es el equilibrio algo propio de los sistemas vivos como las organizaciones? El equilibrio suele ser la excusa por la que evitar hacer cambios y afrontar la situación presente tal y como es. Y eso es algo complejo que requiere una aproximación abierta, eficaz y adaptativa. No somos máquinas. Ni tampoco eruditos en lenguaje sistémico.

Se trata de afrontar los cambios fomentando lo mejor en los demás

y dando a la vez lo mejor de uno mismo: liderazgo efectivo

Y es algo que se debe hacer participativamente, para que el resultado implique la motivación activa, auténtica. Que acoja también a quienes no desean implicarse. No es fácil pero vale la pena.

El coaching de organizaciones parte del coaching de relaciones, y se adapta a la naturaleza del grupo o departamento. Los conflictos en este área suelen incorporar aspectos relacionados con los roles, por lo que exige construir un diseño de la relación integrador y sólido. La motivación y el propio liderazgo suelen ser también tópicos sobre los que trabajar y la clave para hacerlo está en desvelar información útil para tod@s.

Desde LIFE Leadership School DESARROLLAMOS EQUIPOS DE ALTO RENDIMIENTO
HACIENDO DEL TEAM BUILDING EXPERIENCIAS Y EXPEDICIONES FORMATIVAS EN LA NATURALEZA

EMPRESAS

Reunámonos

Determinemos qué es lo que mejor se ajusta a la situación de tu equipo y pongámonos a trabajar.

Formatos

En función del tamaño de la organización podemos emplear distintos métodos:

  • Formato coaching, para procesar el cambio
  • Formato curso, para aprender herramienta y recursos y trabajar parcialmente el cambio
  • Formato curso intensivo, en la naturaleza. Una experiencia integral.
  • Más información. (enlace a LIFE Leadership School)

Llama ahora e infórmate: 675 491 993