Cómo mejorar la autoestima: Preparar el camino

¿Quieres mejorar la Autoestima? Aquí presentamos qué tener presente para empezar a mejorar la autoestima en adolescentes y adultos. Aspectos útiles a tener en cuenta para preparar un camino que va a requerir altas dosis de Inteligencia Emocional, diversión, retos, cierto orden y fe, en uno mismo y en los demás.

¿Qué es la autoestima? La autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos en un momento dado. Esa evaluación que cada un@ tiene de sí mism@ que a la vez  se nutre y propicia tanto sensaciones como situaciones.

Autoestima

Es, por lo tanto, algo que fluye según la interpretación que hacemos de la  información que obtenemos de cada momento, tanto de ahí fuera como de nuestro interior. Y al mismo tiempo algo que nos predispone ante nuevas experiencias y las vivencias que tengamos de ellas. Abarca varios factores intrínsecos de la Inteligencia Emocional.

Tras esta introducción es importante matizar si el interés que tienes, lector, sobre el artículo radica en mejorar la autoestima o en ayudar a alguien a mejorar la suya. Exigirá, en cualquier caso el ejercicio de abstraerse por unos instantes y tratar de observar la visión general que ofrece este artículo. Deja tu vocecilla y las conclusiones para cuando hayas acabado de leer y estarás más predispuesto a sacarle el jugo.

 

 Es normal atravesar periodos de tiempo más flojos, has de saber que  se puede mejorar la autoestima, a cualquier edad.  Se le suele asignar mayor criticidad a la baja autoestima cuando surge en niños o adolescentes, pues se considera que es entonces cuando mayor potencial de desarrollo tenemos. Por lo que a su vez es también frecuente encontrar adultos que no reconocen estar pasando por un periodo de baja autoestima, creyendo que son demasiado “adultos” como para cambiar o llegar a sentirse mejor. En cualquier caso podemos decir que la autoestima es como una bola con inercia, que se va forjado por diversos factores durante el desarrollo de una persona (infancia, adolescencia, edad adulta) y que puede cambiar si le dedicamos atención y trabajo durante unos cuantos meses.

El impacto de un estado de baja autoestima puede afectar no sólo a la persona en cuestión, sino también a quienes le rodean y al contexto o clima  exterior. Y a la inversa. Adquiere, por lo tanto, una dimensión sistémica; nos será útil tenerlo en cuenta de cara a mejorar la autoestima. Es decir, se trata de mirar el asunto con amplitud de miras no sólo poniendo el foco en uno mismo, ni tan sólo en los demás o en el contexto, más bien en su conjunto. De algún modo se trata de ganar perspectiva.

La realidad es un concepto relativo. Ante un mismo acontecimiento la vivencia y su posterior valoración, pueden ser tan diversos como personas a las que se les pregunte.

 

Quien tiene una baja autoestima, en un momento dado, además de tener malas e incómodas sensaciones –como la que por ejemplo aporta la ansiedad-, siente poca confianza en sí mismo,  es muy sensible a sus limitaciones  y puntos débiles preconcebidos y poco a los fuertes. Tiende a actitudes muy conservadoras ante el riesgo, mejor no ganar nada que afrontar la posibilidad de perder. Imagina unas “gafas” que al ponértelas, te hiciesen sentir desganado, sin grandes sueños, un tanto desgraciado y atrapado bajo un disfraz. Son las que lleva puestas durante todo el día.

Con tal de hacernos a una idea de lo que puede implicar tener la autoestima baja, imaginemos ahora como responderías a una situación en la que con esas “gafas de la baja autoestima” puestas:

  • Siendo niño, se te ha olvidado la bolsa de la comida en casa.
  • Siendo adolescente, te hacen salir a exponer algo frente al resto de alumnos.
  • Siendo adulto, tu pareja te transmite lo mucho que te necesita y depende de ti.
  • Siendo padre, a tu hijo le van mal los estudios o el trabajo.

Para remarcar la diferencia, imagina cómo responderías a cada una de las situaciones anteriores bajo unas “gafas” que al ponértelas te hiciesen sentir confiado, sereno, conocedor de cosas a mejorar en ti y también de aquello que se te da mejor.

Con una autoestima baja, condicionamos las situaciones y experiencias que ocurren a nuestro alrededor, propiciando que ese proceso se perpetúe. No obstante, siempre hay posibilidad de un factor sorpresa, estímulos que pueden surgir súbitamente y que nos hacen responder de manera distinta, dejando nuestra percepción a la baja a un lado y actuando de tal manera que ,de repente, reconocemos un logro en nosotros. Una meta cumplida, algo de lo que alegrarnos y sobre lo que recapacitar, para hacer una autoevaluación más certera y mejorar la autoestima.

Quien piensa que en el siguiente paso va a tropezar, está incrementando la probabilidad de hacerlo. Y claro, quien piensa asiduamente en determinada oportunidad, propicia que acabe sucediendo.  Esto es debido al concepto de “ensayo mental”, que es la visualización de un evento futuro y que crea nuevas cadenas neuronales, por ejemplo se emplea en el ámbito del rendimiento deportivo, visualizando los movimientos de ese salto, carrera o gesto técnico deseado. Es un modo de predisponernos a que algo ocurra, aunque no resulte útil obsesionarse con ello.

 

Quien se relaciona con alguien que tiene baja autoestima, como decíamos, se ve influenciado en función de la naturaleza de la relación y del contexto en el que acontezca. No es lo mismo vivirlo como madre, que como jefe en situación de crisis, que como hijo en paro, compañero de trabajo o como pareja a la que uno quiere conservar a toda costa, ni mucho menos como un absoluto desconocido con el que coincidimos en un viaje. La sensación común es la absorción de gran cantidad de energía por parte de la otra persona, el cómo reaccionamos momentáneamente es complejo de abarcar.

Podemos decir, no obstante, que si la baja autoestima impacta en la relación durante mucho tiempo, las respuestas tenderán a ser disonantes, llegando a mostrar escepticismo, rechazo, agresividad o egocentrismo.

Un efecto asociado a mejorar la autoestima es el de tener relaciones más satisfactorias para todos los que forman parte de ellas. Estar a gusto con alguien, disfrutar relajadamente, atraer y sentirse atraído o sentirse motivado por un compañero, un empleado o un jefe son ejemplos del impacto que puede tener en las relaciones.

 

Según el nivel de estrés de la situación afrontada por una persona con baja autoestima se producirán cambios hacia la mejora o hacia el empeoramiento. Con niveles demasiado bajos de estrés la apatía y la falta de activación podrán conducir hacia estados de pasividad y mayor aislamiento. Por el contrario, niveles demasiado altos de estrés reforzarán la desconfianza en uno mismo y aumentarán la sensación de miedo. Existe pues un nivel de estrés óptimo en el que hallar la motivación, el reto asumible, algo por lo que merezca la pena un poco de esfuerzo y riesgo.

 

Ingredientes básicos para mejorar la autoestima (la tuya y la suya)

Son puntos aplicables tanto por la persona que quiere mejorar la autoestima como por la que quiere ayudar o acompañar a otra, a mejorarla.

01_03Divertirse no cuesta tanto y nos hace sentir sensaciones óptimas para comenzar a mejorar nuestra autoestima y la de los demás. Busca pequeñas actividades que te diviertan y que dependan de ti sin perjudicar tu salud ni la de otros. Sonreír es algo que beneficia tanto al que lo hace como al que lo presencia. ¡Ah! No cuenta seguir haciendo lo mismo que hasta ahora: si nada cambia, nada cambia.

2Fijar pequeños retos, hitos que cuesten algo de esfuerzo pero que sean realizables. Es seguir la consigna de desarrollo próximo, aprendiendo de forma simple y no siempre fácil. Lo cual contribuye a entrenarse a niveles de estrés óptimos, que generen motivación e interés y que a su vez, impliquen aprendizaje con el que poder avanzar en un entorno no controlado.

01_05Establecer un equilibrio, cierto orden en la cotidianeidad. Dicen aquello de que el hábito hace al monje, pues con nuestros cerebros, pasa lo mismo. Diversos estudios indican que un periodo de 3 a 6 meses suele ser suficiente para consolidar cambios en nuestros patrones de conducta y mejorar la autoestima. Por lo que hay que tomárselo con calma y tratar de que haya una continuidad y regularidad. Pautas básicas como dormir entre 7 y 8 horas, levantarse temprano, hacer ejercicio físico con regularidad, comer equilibradamente y dedicarse atención, serán grandes aliados. Levantar la cabeza y emplear el cuerpo al aire libre frente a estar pegado a un móvil o a un ordenador, mucho mejor.

4Tener fe en uno mismo, y en los demás. Confianza, intención en que, tras la tormenta –cualquiera-, siempre viene la calma. ¿Cómo confiar cuando precisamente uno siente desconfianza?

Por naturaleza podemos desear el bienestar propio o ajeno con inmediatez. Prueba a mantener la serenidad ante el llanto, que no pasa nada por llorar. Date y dale tiempo para que las cosas vayan cambiando poco a poco. Tendemos a querer liberarnos de la carga acumulada de ansiedad que provoca el malestar ajeno al tener pequeños avances, y es un camino en el que se suele dar dos pasos y retroceder uno.

La comunicación, expresarnos y escuchar,  nos sirve para no reprimir lo que nos ronda por dentro y a abrirnos a novedades.

Fijar plazos razonados, en los que cumplir pequeñas metas, contribuye a generar compromiso y criterio ante el siguiente paso. De vez en cuando párate a mirar atrás y a valorar el esfuerzo dedicado al camino recorrido. Si te está costando siempre puedes recurrir a un profesional que te ayude a mejorar la autoestima.

01_09Entrénate en Inteligencia Emocional y en liderazgo, aprenderás a mantener un equilibro en hacer y dejar hacer que las cosas vayan a mejor, las tuyas y las de los demás. Los retos forman parte de la vida.

 

 

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog, en este link,  síguenos en fbk e inscríbete a nuestra Newsletter para estar al día – introduciendo tu email al pie de la web-.

 

Pablo Lapuente

Fundador/Instructor en LIFE Leadership School (www.lifeleadershipschool.com)

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Artículo completo publicado en : Cómo mejorar la autoestima: Preparar el camino | LIFE Leadership School

Cómo mejorar la autoestima II: La espiral de la autoestima baja

Medidas para salir de la espiral de insatisfacción, autocrítica, indecisión, necesidad de agrado o ansiedad atribuidas a la autoestima baja

(Nota al lector/a: añado el primer párrafo del artículo “Cómo mejorar la autoestima: Preparando el terreno” con tal de introducir el tema)

¿Qué es la autoestima? La autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos en un momento dado. Esa evaluación que cada un@ tiene de sí mism@, que a la vez  se nutre y propicia tanto sensaciones como situaciones.

Es, por lo tanto, algo que fluye según la interpretación que hacemos de la  información que obtenemos de cada momento, tanto de ahí fuera como de nuestro interior. Y al mismo tiempo algo que nos predispone ante nuevas experiencias y las vivencias que tengamos de ellas. Abarca varios factores intrínsecos de la Inteligencia Emocional.

Cuando todo se hace cuesta arriba..

Fábula de la autoestima y la bañera

Muchas veces empleo esta fábula para concienciar de los efectos de la autoestima baja y promover un plan de acción al respecto.

Imagina una bañera, con un grifo que da entrada al agua y un desagüe que le da salida. El nivel de agua que tiene en un momento dado la bañera, representa la autoestima. Es normal que el nivel de agua de la bañera sea distinto según cuando la miremos, puesto que la autoestima fluctúa conforme sacamos “lecturas” de nuestras experiencias. Normalmente, una conclusión positiva de una determinada experiencia (como por ejemplo “he aprobado una oposición y me alegro de haberlo conseguido”) hace que el grifo de entrada vierta un punto de agua. No obstante, una conclusión negativa de otra experiencia (como por ejemplo “se me ha quemado la cena que llevo horas preparando para mis invitados”) hace que el desagüe pierda un punto de agua. De la alternancia de entrada y salida de agua, la bañera dispone de un determinado nivel que va variando en cada momento.

Es normal, cuando coinciden varias experiencias que interpretamos como negativas o incluso en combinación con alguna lectura en negativo a la que le atribuimos mayor peso (“se han burlado de mi en el trabajo, colegio..”), que nuestra autoestima baje. Generalmente saldremos por nuestro propio pie de esa situación, con nuevas lecturas positivas  de otras experiencias, y el nivel de autoestima –de agua en la bañera- subirá.

Es decir, tanto el grifo (experiencias interpretadas positivamente), como el desagüe (experiencias interpretadas negativamente) implicarán la misma cantidad de agua cada vez. El grifo añadirá un punto de agua a la bañera y el desagüe se lo quitará.

Además, en esa bañera hay un limbo, un determinado nivel de agua (autoestima) a partir del cual, si nuestra bañera está por debajo, cambian los flujos de entrada y salida: con la autoestima baja -por debajo de ese limbo- cada experiencia positiva sumará un punto de agua y cada experiencia negativa restará tres puntos de agua. Miraré la bañera más sensibilizado a ver las pérdidas, las reglas de juego habrán cambiado, el modo de fluctuar de nuestra autoestima generará un círculo vicioso, ya que tenderé a no correr ningún tipo de riesgo para “asegurar” que no pierdo todo el agua, que no me quedo sin autoestima.

¿Qué pasa si tengo la autoestima baja? Indicadores de la autoestima baja

En ese punto –en el que el nivel de agua de la bañera está por debajo del limbo- gran parte de los “indicadores de la autoestima baja” aparecerán en la persona:

  • Inseguridad/indecisión. “No sé qué hacer.., haga lo que haga no me gusta/será peor.., no hay mejor opción que la de seguir no haciendo nada”
  • Autocrítica regular, cotidiana y sutil, ante cualquier potencial de cambio (procesos de autosabotaje). “No te lo mereces”, “Eres demasiado / demasiado poco..”, “no vale la pena”, “qué dirán de ti..”
  • Insatisfacción. “Nada me satisface.., ni me motiva.., alguna cosa no está mal pero tampoco me hace ser feliz”
  • Aparición de comportamientos tóxicos: amurallamiento, “culpabilización”, estar a la defensiva o el desdén
  • Impulso de complacer a l@s demás, búsqueda desmedida de aprobación ajena
  • Ansiedad
  • Incremento de la sensibilidad ante los “estándares sociales”. Las diferencias entre “lo que creo que soy” con respecto a “lo que debiera ser” se agudizan y se vuelven críticas
  • Náusea de rol: “no me gusto a mi mism@”

La espiral

Manifestar alguno de estos indicadores no es sinónimo de autoestima baja. Insisto en que es normal pasar por fases de desatino a lo largo de la vida, en mi opinión forma parte natural de nuestro desarrollo.

No obstante, cuando aparecen todos estos indicadores, o casi todos, en un período prolongado de semanas, e incluso meses, podemos sospechar que los efectos de una autoestima baja están haciendo mella. La sensación de vivir en una espiral de despropósito, en la que cada vez existen menos opciones y disposición a hacer algo al respecto convierte la experiencia de vivir en algo gris, apagado e insípido, acompañado de episodios de sufrimiento.

Creo que precisamente ese sufrimiento es la clave para salir de la espiral. Supone un estímulo suficientemente fuerte como para motivarnos a cambiar, partir hacia un estado más satisfactorio.

Salir de la espiral

Y aquí llega lo difícil: salir de esa espiral de autoestima baja. Como consideraciones previas he observado que en función de la personalidad la respuesta es mejor a determinadas estrategias que otras, no obstante, como principios generales para mejorar la autoestima baja, y romper la espiral:

1.Conocer el contexto e implicaciones de la autoestima baja. Es decir, ser consciente de los indicadores, funcionamiento e implicaciones de la autoestima baja. Supone reconocerse en esa situación y comprenderla. Empezar a hacer “cosas” sin la percepción de que las hacemos con una finalidad concreta, con una estrategia, fácilmente nos conducirá a la frustración y la desmotivación por el propio cambio. Reconocer un estado propio de autoestima baja, lo que ello supone y lo que podemos hacer al respecto, ayuda.

2.Haz un seguimiento de tus procesos de autocrítica / autosabotaje ante el cambio, de cuándo aparecen esas voces de “autocrítica” (qué estaba pasando en esa situación, cuál ha sido el mensaje/s de “autocrítica”, qué sensaciones has notado en ese momento). Anótalos y conócete. Es un gran paso para darte cuenta de su impacto, y así, gestionarlos. Por gestionar esos procesos de autocrítica me refiero a que, una vez los identificamos, no dejarse limitar por ellos.  

Por ejemplo ante cualquier iniciativa de cambio –a mejor- de rutina, o deseo por mejorar nuestra vida, aparecerán “voces” en nuestro interior del tipo –Ufff, no podré conseguirlo”-, -“es demasiado difícil para ti”-, -“se van a reir de ti”-.  Sin esta labor de seguimiento, ni nos damos cuenta de que lo hacemos y por lo tanto nos autolimitamos. Ni siquiera iniciamos el cambio, no llegamos a mover un dedo. Una vez empezamos a ser conscientes de esos mensajes de autocrítica / sabotaje podemos hacer uso de la autogestión, no dejándonos condicionar por las mil y una sensaciones de miedo, comodidad, vergüenza.. que puedan surgir y avanzando en lo que nos habíamos propuesto.

3.Ahondar e identificar qué es realmente importante en tu vida. Qué te hace/haría vibrar, sentir pleno, sentirte armoniosamente a gusto. Esto supone definir tus propios valores de referencia

No hablo de los típicos conceptos Disney de familia, amigos, pareja, trabajo, hijos, salud, dinero y amor. Hablo de lo que realmente es importante para ti, y de lo que ello implica en tu vida. Puedes partir de uno de los “tópicos” anteriores como por ejemplo la familia y acabar dándote cuenta que para ti, lo que la hace tan importante es el sentido de pertenencia, o el factor de querer y ser querido, o el de incondicionalidad, o el de cuidar de los demás… para cada persona podría tener una implicación distinta bajo la misma “cáscara” de la palabra familia. Es de esas implicaciones más profundas donde hallaremos nuestros valores personales de referencia.

4.En base a tus valores de referencia, establece una estrategia de definición de retos/objetivos alcanzables. Pequeñas acciones de cambio que representen dar vida a tus valores, dar vida y representar lo que realmente es importante para ti.

Tomando uno de los ejemplos del apartado anterior, si partiendo de la familia como algo realmente importante para ti, te dieras cuenta de que en realidad lo que la hace tan importante es el “cuidar de los demás”, podrías incorporar una NUEVA acción a tu vida que diese vida, que representase ese “cuidar de los demás”. Como por ejemplo el dedicar una hora a la semana de voluntari@ en el casal del barrio o el activamente tratar mejor y con cariño a l@s que están a tu lado, o a tus compañer@s de trabajo o a determinad@ amig@… Aquella acción nueva, que suponga algo que no has hecho hasta ahora, que tenga sentido para ti, y que represente ese determinado valor. Sé concreto en definir cómo y cuándo vas a llevar a cabo esa nueva acción.

5.Define cómo quieres que sea tu día a día, tu vida cotidiana, tu rutina. Aplícalo. Establece tu agenda, tu hora de levantarte, el tipo de comida que quieres consumir, qué hacer con las horas muertas disponibles, a qué hora irte a dormir, cuántas horas de dedicación al ejercicio físico/deporte,.. .

6.Diviértete. Por absurdas, criticables o infantiles que te parezcan las ideas que surjan al pensar sobre qué te hace/haría divertirte, llévalo a cabo –siempre y cuando no impliquen daño propio o ajeno-. A lo mejor es darte un capricho puntual –por puntual hemos de entender especial, es decir que no forme parte de tu rutina-, ir al cine, o a un concierto, o tomarte un helado o irte a hacer un masaje o spa, al teatro, a un museo.. lo que sea que te haga sentir diversión. Date el permiso de disfrutar de vez en cuando.

¿No te satisface tu vida tal y como la sientes ahora? En gran medida depende de ti cambiar a mejor, vale la pena. Tú puedes.

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog, síguenos en fbk o suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coaching

Pablo Lapuente
Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School
Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional
Guía de Montaña y de Piragüismo

Ser dueño de mi vida

Cómo ser dueño de mi vida es un planteamiento cada vez más corriente en personas –no importa la edad- que sienten que hay más por vivir. Desde PL Coaching Lleida comparto la esencia de conversaciones que he tenido al respecto, fijando pautas para conseguirlo

  • Intencionalidad: Cualidad de intencional, relativo a la intención. Determinación de la voluntad en orden a un fin.

Tomar las riendas de la vida, tomar el volante de las decisiones. Sentir que la vida es tuya, que te pertenece. Y que se tiene poder de decisión sobre lo que uno quiere que pase. Son temas de conversación recurrentes con muchas personas a mi alrededor, y no es un asunto banal. Ser dueño de mi vida es algo que muchos deseamos, que generalmente requiere esfuerzo y que aquellos que lo consiguen -aunque sea de vez en cuando- valoran como una de las mejores experiencias de su vida.

¿Qué es ser dueño de mi vida? Hacer propias y conscientes gran parte de las decisiones que uno toma cada día. Sentir que la vida te pertenece y que eres coprotagonista de ella –lo de “co”, porque igual que tienes impacto en la vida de los demás, otros también lo tienen en la tuya”. Aquí entran la libertad, los miedos, el riesgo, los sueños, las metas, el esfuerzo, las ideas, las limitaciones y las virtudes, tus valores personales, la rutina, el trabajo, el ritmo de vida, la pareja, las emociones, los hijos, los amigos, la familia.. muchos motivos por los que dejarse ir, o simplemente entrar en la rueda. Hablo de una rueda de hámster, un ciclo constante de correr hacia ningún propósito. También muchos motivos por los que vale la pena el esfuerzo.

ser dueño de mi vida es el ser sensible a lo que pasa a nuestro alrededor

Un modo más simple de definir qué es ser dueño de mi vida es el ser sensible a lo que pasa a nuestro alrededor. Acariciar las texturas y matices que cada día tenemos ante nosotros y que cuando les prestamos atención nos devuelven esa sensación de estar ahí, de estar vivo.

Para que quede claro, no hablo de una vida de cuento, hablo de una vida sin filtrar, con multitud de matices, algunos de ellos molestos o incómodos. Donde el frío nos hace tiritar y el calor nos hace sudar. Donde el esfuerzo nos abruma y a la vez nos hace llegar a la cima, a un gran objetivo que no se nos ha regalado y que nos hemos ganado por méritos propios.

da igual cuando uno llega a esos estados de conciencia, nunca es tarde para responder en consecuencia

Acepto y comprendo que ser dueño de mi vida no es tarea fácil, y que muchas veces nos damos cuenta de aspectos importantes en nuestras vidas una vez ya han pasado. A veces incluso cuando ya no los tenemos a mano o el “daño” ya está hecho. Eso invita a rendirse, a tirar la toalla o a mirar hacia otra parte. Cuando en realidad, da igual cuando uno llega a esos estados de conciencia, nunca es tarde para responder en consecuencia. Aún sabiendo que esa respuesta no será escuchada del modo en que quisiéramos.

En esos momentos en los que uno despierta y lanza una intención … estamos siendo dueños de nuestras vidas

En esos momentos en los que uno despierta y lanza una intención al aire de una puesta de sol, de un paisaje en la naturaleza o de una situación detonante, estamos siendo dueños de nuestras vidas. Estamos viviendo. Ese es el primer paso.

¿Cómo ser dueño de mi vida? Siendo intencional. Definiendo qué quiero y para qué lo quiero, contribuyendo a que acabe pasando. Dedicándose tiempo y espacio a uno mismo, aunque sea una vez al mes. Aceptando el fallo como una posibilidad y fijando objetivos de un modo progresivo. Ejemplo:

 

“Víctor quiere inicialmente hacer (más) deporte, peeeero su trabajo, que le gusta y a la vez le exige mucha dedicación (tiempo) no deja hueco para ello.

Quiere hacer deporte por salud. Se da cuenta de que ha engordado/adelgazado y que se tiene un poco dejado.

Decide, primero, fijar dos tardes a la semana en las que salir puntual del trabajo. Y segundo, lo comunica a su entorno profesional cercano. Comunica su propósito y su objetivo. Se compromete con él igual que lo hace con los profesionales.

Cuando ya ha consolidado su intención inicial y cada semana dedica esas dos tardes a hacer deporte, incrementa a una tercera tarde la dedicación al deporte. El para qué sigue siendo el mismo, mejorar en salud, lo que le añade también el ganar en calidad de vida. Eso le hace pensar.

Una vez al mes se dedica 2 horas, generalmente dándose un reflexivo paseo por el campo, a eso que le hace pensar: ganar calidad de vida.

Para él, en este momento, calidad de vida implica viajar. Peeeeero, ni tiene ahorros ni turnos vacacionales suficientes para hacer ese gran viaje con el que ha ido fantaseando. Empieza ahorrando poco a poco hasta comprarse una moto e irse  un fin de semana al mes a recorrer parajes accesibles desde su ciudad…”

 

Víctor empezó a ser dueño de su vida cuando alineó:

  1. Su intención: mejorar su salud y cuidarse + ganar en calidad de vida
  2. Su objetivo: hacer deporte 2 veces por semana, posteriormente 3 + viajar, de momento un fin de semana al mes
  3. Sus acciones al respecto: Comunicando sus propósitos, fijando momentos para ellos (en su agenda personal)

Y eso empezó con una chispa de conciencia, ¿Cuál es la tuya? ¿Qué es lo que realmente quieres?

 

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog, síguenos en fbk o suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

 

Porteadores, Guías y los Sherpa, viaje de trekking a Nepal | LIFE Leadership School

Porteadores, Guías y los Sherpa, viaje de trekking a Nepal Anécdotas y visiones sobre los porteadores, los guías de montaña y los Sherpa. Experiencias explorando montaña y cultura: un viaje de trekking a Nepal

Quien viaja a Nepal, encuentra multitud de matices y opciones para disfrutar de la diversidad y la complejidad de la naturaleza, la sociedad, cultura, espiritualidad, las montañas, los trekkings, la fauna y la flora, y -cómo no- de la cordillera más alta del planeta, el Himalaya.

Desde nuestra perspectiva parcial y cambiante vamos a conocer interpretaciones que las gentes y viajeros de Nepal comparten con nosotros. Con este artículo no pretendemos dictar sentencia sino compartir dichas interpretaciones de lo que hemos ido experimentando de viaje de trekking a Nepal.

Los porteadores, los guías de montaña y los Sherpa

El porteo de materiales y víveres es un trabajo con larga tradición en Nepal. Tiene su origen en las rutas comerciales entre ambas vertientes de la gran cordillera del Himalaya. El clima, la altitud y el tipo de suelo –entre otros muchos factores- condicionan lo que se puede explotar en cada lugar, de ahí que el comercio beneficie a las gentes que, por las peculiaridades de la tierra en la que habitan, no tienen acceso a bienes producidos muy lejos de allí.

La orografía de Nepal condiciona enormemente la red de comunicación terrestre, a muchas poblaciones de montaña no se puede acceder en vehículo, y por lo tanto, el único modo de llevar bienes allí es a pie o mediante el uso de caballos, mulas, burros o yaks.

Hoy en día, además, el porteo supone un servicio disponible para los que emprenden  trekkings y expediciones en Nepal. Sean de donde sean, pues los propios nepalís empiezan a recorrer también sus rutas por puro placer, tal y como aquí hacemos a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Existen pues, distintas tipologías de porteadores. Aquellos que trabajan comerciando bienes, los que lo hacen para agencias orientadas a los trekkings y expediciones, y los que son trabajadores por cuenta propia.

Algo que llama tremendamente la atención es ver a porteadores cargando con una jaula de forja repleta de gallinas, bombonas de gas, maletas o mochilas de los miembros de trekkings y expediciones, vigas de madera o cualquier otro objeto voluminoso y, sobretodo, pesado.

Y aún puede llamarnos más la atención la velocidad que asumen algunos en determinados tramos de bajada, o el cómo en ocasiones van calzados con crocs, flip-flops, sandalias para el baño… .

Y aquí surge la controversia.

“Son gente diferente, muy dura, acostumbrada a condiciones extremas”

“Prefieren gastarse lo que ganan en otras cosas antes que en unas zapatillas”

“Para ellos ir en chanclas es como para nosotros ir con botas de montaña”

“Lo hacen porque quieren”

“¿Cuánto cobra un porteador en Nepal? Para ellos 20 dólares al día es mucho dinero”

Éstos son algunos de los comentarios que hemos escuchado sobre los porteadores, que nos han llamado la atención. Durante nuestros trekkings hemos sido testigos de males menores como un esguince o una rotura de fibras, en porteadores llevando a cabo comportamientos de alto riesgo:

– Cargando mucho peso (mucho más de 20 kg)

– Progresando muy rápido

– Calzando superficies resbaladizas, como las de unas chanclas

– Una combinación de dos o tres factores de riesgo anteriores

Los hay que se lesionan de por vida o incluso la pierden, en circunstancias un poco más extremas. El porteo puede ser una profesión de mucho desgaste.

“Aunque nos choque la dureza o riesgo de esta profesión, hemos de encajarla desde el respeto”

Creo que la cuestión está en cómo toma un porteador la decisión de trabajar como tal. Cuando trabajan por su cuenta y riesgo, bien comerciando o bien cargando con bienes de un lugar a otro, lo hacen para ganarse la vida lo mejor que pueden, y aunque nos choque la dureza o riesgo de esta profesión, hemos de encajarla desde el respeto.

 

No obstante, cuando lo hacen para una expedición o un viaje de trekking a Nepal, queramos o no tenemos un impacto en esa decisión. Normalmente no podemos ver en un trekking de 5, 7, 10 o 20 días, más allá de nuestra experiencia, nos perdemos el devenir, el flujo de vida de los porteadores. Siguen trabajando y aquellos que no se cuidan, se van desgastando rápidamente.

“En ocasiones no se preocupan de sus porteadores. No por maldad sino diría que más bien por inconsciencia”

Multitud de agencias organizadoras de trekkings o expediciones en Nepal requieren sus servicios para cargar con el material de los viajeros. Algunas cuidan de sus porteadores –y guías-, sean trabajadores por cuenta ajena o personal de la empresa, mediante seguro de accidentes, material y limitación de peso. Otras, sin embargo, no lo hacen.

Probando una cesta de porteo

Viajeros por cuenta propia que contratan a porteadores sin mediación de una agencia, en ocasiones no se preocupan de sus porteadores. No por maldad sino diría que más bien por inconsciencia.

Todo esto es un mercado que los porteadores nepalís quieren explotar. Poco a poco se van constituyendo normas no escritas, como la que define que los porteadores de la Región del Annapurna carguen no más de 20 kg y los de la región del Everest lleguen a cargar hasta más de 40 kg. Existen regulaciones para las agencias que exigen la contratación de pólizas  de accidentes que cubran a los porteadores, incluso asociaciones profesionales de montaña insisten en la responsabilidad del cliente en cuanto a que sus guías y porteadores vayan correcta y mínimamente equipados a la exigencia del trekking o expedición.

“En cuanto a la calidad del trabajo de los porteadores, intervienen distintos agentes. Nosotros como viajeros o montañeros, somos uno de ellos”

A lo que voy es que en cuanto a la calidad del trabajo de los porteadores, intervienen distintos agentes. Nosotros como viajeros o montañeros, somos uno de ellos. El gobierno de Nepal, asociaciones profesionales, agencias, comunidades locales y los propios porteadores tienen también en sus manos parte de la responsabilidad de desarrollar un mercado teniendo en cuenta la dignidad y sostenibilidad de quienes lo componen, y de quienes se ven afectados por él.

Influimos en la medida en que nos aseguramos de que van equipados conforme a la exigencia de la expedición o trekking, ya no sólo en cuanto al calzado sino en cuanto al terreno, la carga, el frío y las precipitaciones. No hemos de olvidar que son parte de nuestro equipo.

“No hemos de olvidar que son parte de nuestro equipo”

Poco a poco el mercado responde a éstos estímulos intencionados. Se establecen precios de mercado por porteador/día, condiciones mínimas y sí, el precio a pagar por un porteo se establece más alto. No tienen que aceptar tantos trabajos extremos durante la temporada, con lo que el desgaste físico se minimiza y sus vidas se dignifican.

Los guías de montaña en Nepal

Muchos guías de montaña en Nepal aportan la experiencia previa como porteadores dentro de su formación como guías. Como profesión, suele ser considerada de mayor prestigio que la de porteador. Aunque hoy en día ambas profesiones tienen sus propias asociaciones profesionales, el guía ha de estar formado como tal y generalmente domina el inglés, algunos incluso otros idiomas. En ocasiones personas que van de expedición o viaje de trekking a Nepal, caen en manos de guías no formados por buscar mejores condiciones económicas en su contratación de servicios. Como con el caso de los porteadores, es nuestra responsabilidad velar por su propio seguro de accidentes y su equipamiento acorde a la actividad a realizar.

De hecho hoy en día, llaman la atención –en el sentido de menor profesionalidad- aquellos guías de montaña que no visten calzado ni ropa de montaña acorde a la actividad, por lo que el sector está bastante profesionalizado, con sueldos medios en torno a los 30 dólares al día, que incluyen el guía regular, con su correcto equipo, su seguro de accidentes y sus gastos de manutención.

(ATENCIÓN, este precio no es oficial y fluctúa año tras año)

Los Sherpa

Los Sherpa, en realidad, son una etnia proveniente de China (hace unos 400-500 años) establecida mayoritariamente en la región este de Nepal, a gran altura en el Himalaya. Los propios nepalís hablan de su multitud de etnias y del concepto de casta, y el conflicto derivado, pero ese es tema para otro post. Los Sherpa, afamados por su aclimatación a la altura, y a los trabajos como resistentes porteadores y exitosos guías de montaña, emplean generalmente el nombre de su etnia como apellido. Y de ahí viene la errónea interpretación de que Sherpa significa guía, o porteador. Si bien es cierto que gran parte de ellos se dedican a estas profesiones dadas las regiones que habitan, otros son pastores y, por supuesto, muchos otros guías de montaña pertenecen a otras etnias o a la casta.

Los Sherpa regentan la mayoría de récords de ascensiones al Everest y a otras de las montañas más altas del planeta, jocosamente perseguidos por la prensa amarilla montañera internacional. Han padecido –y aún padecen- los males propios de la obcecación o la inconsciencia de quienes por encima de todo está la consecución de sus metas o aspiraciones, incluso por encima de la vida o la salud de otras personas.

Conclusiones

Es nuestra responsabilidad personal y co-responsabilidad para con el resto de miembros del equipo en una actividad de trekking – expedición en Nepal y en cualquier otro país, velar por que los porteadores y guías de montaña:

  • Dispongan de material acorde a la actividad. Que sean resistentes y tengan una forma física excepcional no implica que no haya que velar para que así siga siendo
  • Dispongan de un seguro o medios para hacer frente a un accidente o imprevisto de salud
  • No carguen nunca con más de 15 – 20 kg. Aunque la capacidad de carga de una persona pueda con incluso 40 kg de peso, diversos estudios médicos indican que para una afectación nula sobre la salud a largo plazo la carga no debería exceder de 15 – 20 Kg (excepcionalmente 25 Kg)
  • Tengan un sueldo mínimo digno. Por lo que recomendamos preguntar e informarse de diversos puntos de vista, consultar el PIB medio por persona y ponerse en la piel de quien trabaja para ganarse la vida

Aquí tienes un vídeo con testimonios e imágenes de nuestros últimos viajes allí:

Si quieres más información y detalles sobre el viaje de trekking a Nepal, Campo base del Annapurna LIFE, desarrollando habilidades de liderazgo e inteligencia emocional, haz click aquí

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog, síguenos en fbk o suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Sigue el post completo en: Porteadores, Guías y los Sherpa, viaje de trekking a Nepal | LIFE Leadership School

Del gimnàs a l’Annapurna, una experiència emocional que enganxa | Lleida.com

Qui s’aconforma amb posar-se reptes a principis d’any del tipus “vull deixar de fumar”, “aniré al gimnàs cada dia” o “deixaré els croissants”? Com a mínim, els membres de l’empresa lleidatana Life Leadership School no ho fan. I el grup que l’any passat els va seguir a les muntanyes de l’Himalaya a través de la secció Ekke Natura, tampoc. De fet, enguany hi ha prevista una nova expedició, aquest cop al Perú, i el plantejament és que no hi ha límits, “tothom ho pot fer” assegura un dels responsables, Pablo Lapuente.

Segueix llegint la noticia a Lleida.com: Del gimnàs a l’Annapurna, una experiència emocional que enganxa | Lleida.com

La práctica del coaching según Pablo Lapuente Coaching Lleida

Qué es el coaching y algunas de las habilidades fundamentales en la práctica del coaching según Pablo Lapuente Coaching Lleida

Recientemente hemos empezado a impartir un curso de iniciación al Coaching con LIFE Leadership School y uno de los primeros puntos a tratar es saber de qué estamos hablando. Muchos alumnos compartían sus impresiones sobre el coaching desde lo que han visto en la tele, han oído o han leído al respecto. Es un tema trillado y es curioso, que aún así, surja la sorpresa al tratarlo.

No pretendo innovar, tan sólo destacar, algo que comprendí en Canadá cuando empecé a formarme como Coach. No somos expertos en la vida de los demás. No somos la ayuda que necesitan nuestros clientes. No tenemos la clave para que consigan sus propósitos, recuperen su pasión, pongan orden en su vida, mejoren su autoestima o conecten con su vida.

La clave no ha de ser el Coach, la clave –en mi opinión- radica en creer, tener la certeza, de que cada persona es experta en su propia vida. Después está la autogestión necesaria en todo momento para bailar con las distintas habilidades y técnicas asociadas al coaching.

Pero, ¿Qué es el Coaching? Desde que empecé con PL Coaching Lleida, he ido construyendo una definición cada vez más simple: es una manera de comunicarse (relacionarse, -siendo purista-) que se enfoca en la consecución de los cambios que el cliente quiere hacer en su vida –sea en la vertiente que sea-.

pl coaching lleida

Un proceso de coaching efectivo ha de combinar fases de profundizar en la conciencia y otras de impulsar la acción. Desde la curiosidad y la escucha global, pasando por la citada autogestión, hasta la intuición. Esta última habilidad es la que incita al coach “soltarse” de vez en cuando, a evidenciar una señal propia y su interpretación y ponerla en manos del cliente para que sea él el que determine su utilidad o impacto en aquello que se está tratando.

Cuando más determinemos una pauta a seguir a la hora de aplicar coaching, menos efectivo será el proceso. Más bien cuando más conectados estén cliente y coach con su relación de coaching, mayor eficacia hallarán. Son un equipo de trabajo.

Por eso sudo horrores desde mi rol como formador de coaching, liderazgo o inteligencia emocional. No hay una pauta de preguntas que ofrecer a los alumnos, no hay un listado de pasos a realizar en un proceso de coaching más allá de dinámicas muy concretas generalmente asociadas al coaching de relaciones y sistemas organizacionales, equipos o empresas. La pauta que trato de transmitir es revisarse en frío, cuando no se está con el cliente y velar por la autogestión necesaria para bailar entre las habilidades. Por ello una formación sobre coaching ha de fundamentarse en la práctica. Una cosa es hablar de coaching y otra muy distinta es aplicarlo desde la práctica.

El otro día una alumna aportó lo que se había agotado al aplicar la escucha global y la curiosidad en una de sus prácticas. Lo había conseguido, y ese, el agotamiento mental, es un buen indicador de ello. Su aportación nos hizo comprender al resto cómo solemos escuchar, conversar, en nuestras interacciones diarias.

De hecho, sigo aprendiendo, de cada cliente o alumno. De sus perspectivas, acciones, emociones y aportaciones que tienen eco en mi.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente Coaching Lleida

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Campamentos de verano LIFE: adolescentes, inteligencia emocional y liderazgo, naturaleza en Pirineos | LIFE Leadership School

Unos campamentos de verano en los que 12 adolescentes conviven y aprenden sobre sí mismos durante una ruta de montaña en los Pirineos de Lleida, desarrollando habilidades de liderazgo e inteligencia emocional en el Parc Natural de l’Alt Pirineu, Lleida.

Ver más en mi blog : Campamentos de verano LIFE: adolescentes, inteligencia emocional y liderazgo, naturaleza en Pirineos | LIFE Leadership School

Lo mejor del 2017 No estaba sólo | LIFE Leadership School

Lo mejor del 2017. Estuve allí y no estaba sólo

Resumen y vídeo de lo mejor del 2017. Una excusa para revivir momentos cumbre y emprender el año con agradecimiento. Estuve allí y no estaba sólo.

¿Qué será lo mejor del 2017? Aquello que nos ha pasado durante el año y que valoramos especialmente. Tal vez sea complejo centrarse en ello en momentos convulsos, en los que lo estamos pasando mal o algo nos tiene preocupados. Aún así bien vale la pena el esfuerzo: sentir gratitud, nos dispone al agradecimiento. Es una óptima actitud con la que encarar lo que nos venga, desde ahora, por delante.

Si no se abre youtube al hacer click a la imagen, este es el enlace directo: https://www.youtube.com/watch?v=nabvDEZfJV8 

Haciendo el ejercicio de preguntarnos qué ha sido lo mejor del 2017, nos hemos venido arriba al recordar momentazos como:

  • La alegría en la cumbre de la Coma del Forn alcanzada durante los campamentos para adolescentes en el Pirineo
  • El orgullo por cada un@ de los miembros del equipo al alcanzar el Campo Base del Anapurna con los dos trekkings formativos que organizamos en Nepal
  • La atención recibida durante las charlas que dimos en la Feria Biocultura en Barcelona, dentro del Festival Vilamon de Turismo Sostenible
  • El entusiasmo de algunos alumnos de Grados Superiores, al participar en talleres de desarrollo de la inteligencia emocional para mejorar la comunicación
  • El interés auténtico de equipos directivos por mejorar las relaciones
  • Los momentos de admiración de la Naturaleza
  • Cuando alguien nos dice que está gratamente sorprendido de haber descubierto herramientas prácticas para el día a día

Esto ha sido lo mejor del 2017 en LIFE. De hecho, en cada uno de esos momentos no estábamos sólos, contábamos con el impulso de personas implicadas en dar lo mejor de sí mismas y fomentar lo mejor en los demás. Contar con ellas ha sido todo un lujo y por ello estamos muy agradecidos.

Gracias, ¡por un 2018 repleto de exploración!

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

 

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículo publicado en: Lo mejor del 2017 No estaba sólo | LIFE Leadership School

Gestión del riesgo y el Congost de Montrebei. Lo que la Naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Aprovechamos nuestros pasos para abarcar la Gestión del riesgo aplicada sobre el Congost de Montrebei, repasar las huellas que el paso de los tiempos ha impreso en la Serra del Montsec relatar una ruta más allá del Congost

Empezaba el día silencioso, frío, sin apenas viento y con un parte meteorológico un tanto incierto: uno de los frentes húmedos que tanta nieve han dejado en la vertiente sur de los pirineos este invierno se aproximaba por el sur. Las grullas ya habían pasado por aquí en su migración otoñal al sur y el equipo estaba mermado por bajas de última hora, hecho que facilitó un clima aún más íntimo entre nosotros.

Equiparable a nivel físico con una ascensión en el día al Vallibierna (un tresmil) desde Llauset

Afrontábamos una jornada larga y exigente, con 1.000 metros de desnivel positivo y un recorrido de 15 km que incluía secciones sin sendero trazado y algún tramo con exposición donde emplear también las manos para poder progresar.  Equiparable a nivel físico con una ascensión en el día al Vallibierna desde Llauset. El punto de inicio era el parking de la Masieta (al que se accede desde Puente de Montañana/Pont de Montanyana) y el objetivo era acceder al lomo del Montsec D’Ares para atravesarlo por el Grau de l’Onso, descendiendo hasta Mas Carlets para –ya por el GR 1– cruzar el Congost de Montrebei visitando la impresionante entrada de la Cova Colomera.

El magnífico Congost de Montrebei se ha masificado de un tiempo acá sobretodo en los fines de semana, entre La Masieta y las Pasarelas de Montfalcó.  En 1999 la vertiente catalana fue adquirida por la Fundación Catalunya-La Pedrera con la finalidad de preservar sus valores naturales y paisajísticos. Un fin de semana ordinario en los meses de primavera a otoño se puede caminar en hilera de inicio a fin y aún así no dejarse de maravillar por sus paredes. Es natural que surja el conflicto sobre la seguridad, la preservación de sus valores y la masificación. Si un lugar tiene un interés propio del entorno y es accesible, tarde o temprano se masifica, como la pradera de Ordesa, y –si se puede– se explota comercialmente. Cuando esto ocurre la probabilidad de accidentes incrementa y con ello la de que se pidan responsabilidades y se trate de “solucionar” el problema.

El Congost de Montrebei como objeto de análisis de la gestión del riesgo

Vamos a tomar el Congost de Montrebei como objeto de análisis de la gestión del riesgo, siendo aplicable a otros muchos ámbitos:

¿Para qué sirve la gestión del riesgo? Para minimizar la probabilidad de padecer un daño o efecto no deseado.

¿De qué depende el riesgo? El riesgo va en función de tres variables fundamentales, que interactúan entre sí: Peligros + Vulnerabilidad + Exposición.

El peligro es aquello que provocaría un daño. En este caso podríamos considerar la caída de piedras y la caída de caminantes (desde un tramo aéreo).

La vulnerabilidad es la disposición al daño. Factores que hacen que en caso de estar expuesto al peligro, seamos un blanco fácil. En este caso el tamaño y comportamiento del grupo, así como la confluencia en un mismo punto del trayecto serían factores aplicables.

La exposición es el ponerse en situación de sufrir un daño. Pasar por el Congost habiendo una hilera de gente –mayor tiempo en atravesarlo- y encima en ambos sentidos –menor espacio disponible– nos expone más a los peligros.

El riesgo crece si aumentamos cualquiera de estas tres variables:

  • Varios peligros a la vez: desprendimientos y caídas. O el impacto potencial del daño (herida, lesión, fallecimiento): caída de piedras, pequeñas, grandes o bloques de roca
  • Varios factores de vulnerabilidad: un grupo de 20 personas de despedida de soltero
  • Incremento de la exposición, en tiempo o forma, por ejemplo tardando 3 horas en cruzarlo o hacerlo en bicicleta (eje de gravedad más alto y mayor exposición a una caída)

Por lo tanto en la gestión del riesgo trataremos de minimizar las tres variables:

  • Sobre los peligros, mitigando su impacto: fijando redes de contención de caída de piedras, fijando una pasarela o equipando una línea de vida sobre la que poderse asegurar (a modo de vía ferrata)
  • Sobre la vulnerabilidad, reduciendo lo que incide directamente en la probabilidad de padecer daños : Limitando el acceso a grupos de más de 10 personas, fijando un adulto responsable por cada niño menor de 10 años, llevando casco, organizando el paso por horas o por un itinerario alternativo al de la ida
  • Sobre la exposición, gestionando el flujo de caminantes por hora para evitar aglomeraciones que incrementen el tiempo de recorrido, limitando el acceso en bicicleta fuera de los fines de semana más concurridos, limitando el acceso con carritos para niños para reducir la exposición a caídas, fijando un itinerario diferente al de la ida para regresar (como el antiguo paso también horadado en la roca unos metros más abajo del camino principal)

Vemos medidas paliativas redundantes por afectar a la vez a distintos factores. Ahora sería momento de obtener una visión integrada de todas ellas para escoger medidas más alineadas con los valores naturales y paisajísticos propios del entorno así como con los de los propios visitantes.

Generalmente la regulación del acceso para evitar aglomeraciones e información sobre consejos para minimizar tanto el impacto sobre el entorno como los riesgos, serían bien aceptadas. Otro tipo de medidas más intervencionistas como fijar redes anticaída (de personas), vallas u otros elementos generarían mayor controversia entre el público excursionista por su impacto en la experiencia de cruzar el Congost de Montrebei. No obstante estar abierto a nuevas propuestas puede impactar positivamente tanto en las economías locales como en la experiencia del visitante, como parece que han conseguido las pasarelas de Montfalcó. Si otros refugios/albergues se habilitaran y/o enlazaran en la zona (Mas Carlets, Sant del Bosc, Rúbies, Hostal Roig, Sant Esteve de la Sarga, Hostal del Llac, Viacamp) incluso el trekking en sí podría dar sus frutos en cuanto a la divulgación natural del Montsec (d’Estall, d’Ares y de Rúbies) y sus alrededores.

+ Info sobre el Congost de Montrebei y su gestión: http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20170103/413052243249/pueblos-lleida-aragon-mancomunidad-mont-rebei.html

No obstante, aquel sábado “incierto” había dejado el monte para los menos domingueros. En todo el recorrido nos cruzamos con apenas 3 personas. Emprendíamos la ascensión por los Barrancos de la Maçana y Sant Jaume, sorprendidos por la humedad y el microclima que conforma éste último en su parte más baja, donde además descubrimos -prácticamente mimetizado en el entorno- un “pou de gel”, un pozo de hielo de los empleados antaño.

Gestionamos un buen ritmo que nos llevó en hora y media al yacimiento arqueológico de los Altimiris. Restos palpables de un sistema de canalización de agua, un pozo, cimientos de viviendas y un templo (ahora semirestaurado) son los vestigios de un antiguo poblado-conjunto monástico visigodo habitado entre los siglos V y IX, que se lleva estudiando desde hace varias campañas. http://www.naciodigital.cat/pallarsdigital/noticia/6086/comencen/excavacions/al/jaciment/arqueologic/altimiris

Seguimos ya desde la Plana de Montrebei dirección sur por un tramo en el que no existe sendero evidente, a lo “jabalí”.  Abriéndonos paso entre las matas de Boj y antiguos tocones de inmensos robles llegamos al fin del contrafuerte hasta una caída vertical de aproximadamente 10 metros que sorteamos fácilmente por el oeste, para continuar el ascenso sin sendero pero ya por un terreno de más fácil progresión. Finalmente coronamos el Montsec d’Ares –a la altura del Grau de l’Onso-, y buscamos un rincón resguardado donde reponer fuerzas y disfrutar del silencio y del hermoso paisaje a nuestro alrededor, antes de emprender la bajada. –Qué bien saben los bocadillos aquí arriba-.

La alegría que da la recompensa tras el esfuerzo

El Grau de l’Onso es un paso para sortear las verticales paredes del Montsec D’Ares, donde es necesario emplear las manos para progresar con seguridad. Nos llevó unos 45 minutos descender ya al Prat d’en Lluis, base de operaciones de multitud de escaladores. Seguimos descendiendo hasta las –casi- ruinas de Mas Carlets, donde verificamos que la fuente no daba agua. Ya sobre el GR 1 tomamos rumbo norte hacia los guardianes del Noguera Ribargorçana, las impresionantes murallas de cerca de 500 metros de altura del Congost de Montrebei. Apenas nos encontramos gente y pudimos dar rienda suelta a nuestra imaginación, a la alegría que da la recompensa tras el esfuerzo, y, cómo no, a seguir explorando el último recoveco de la ruta, la Cova Colomera. Es también un yacimiento arqueológico, usado como punto de resguardo de personas y ganado. Alberga una colonia de grajos –gralles- que nos dieron la bienvenida nada más acceder a su entrada tras superar unos cortos pasos equipados con grapas para evitar resbalones.

Es en experiencias como ésta, con un equilibrio perfecto entre tiempo, esfuerzo y motivación, cuando al reparar un poco de atención entramos en contacto con la tierra, con el lugar, y con su relevancia más allá de su historia reciente. Facilitándonos una experiencia completa y grata, más allá del Congost de Montrebei.

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

 

 

 

 

 

Origen de la Publicación: Gestión del riesgo y el Congost de Montrebei. Lo que la Naturaleza nos enseña | LIFE Leadership School

Ponte en marcha | LIFE Leadership School

Ponte en marcha: Claves a tener en cuenta para encajar y guiar las buenas intenciones y propósitos del nuevo año que comienza hacia su consecución

Estas fiestas tienen un especial interés porque conllevan un tremendo potencial de cambio. A pesar de la vorágine de estímulos a los que estamos expuestos, estos días acaban invitando a la reflexión. ¿Quién no ha dedicado como poco unos instantes a plantearse nuevos propósitos para el año próximo?

En base al panorama que nos ha dejado el año que ya se ha ido, a ese regustillo final que queda al despedirse, nos damos la vuelta y encaramos enero con más o menos decisión a mejorar la situación presente. Cuidar la salud, hacer más deporte, trabajar menos, estar más con los nuestros, viajar, apoyar a alguien, impulsar determinados proyectos, dejar de fumar, aprender a tocar un instrumento, hacer un curso sobre un área de interés, ser un poco más feliz.. Surgen las ideas de cambio y  con ellas los nuevos propósitos, al final va a resultar que todos queremos estar mejor.

Ahora vendrán un par de semanas de intenso trabajo, de intensas relaciones, de intensas circunstancias e incluso de intenso tedio y para muchos todo habrá acabado, dejando atrás las buenas intenciones y propósitos para el nuevo año, el siguiente. Es el triunfo de lo cotidiano.

A esperar el deseo tras soplar las velas sobre el pastel, o a que toque la lotería.

Y una mierda. Ponte en marcha.

Ponerte en marcha es moverte hacia donde quieres ir. Es tomarte en serio a ti mism@. Aclarémonos: tal vez conlleve esfuerzo, tal vez no lleguemos exactamente a donde queríamos llegar, pero es absurdo y hasta cierto punto irresponsable dejar en manos de la cotidianidad lo que consideramos importante.

Estas Navidades he escuchado sueños y propósitos maravillosos. Algunos eran más rimbombantes y otros más sencillos, unos más joviales y otros más serenos, algunos los compartía y otros no, pero eso sí, al hablar sobre ellos todos me han transmitido pasión, vitalidad. Entonces, ¿por qué dejar que se diluya en el día a día?

Al fin y al cabo si nada cambia, nada cambia.

Hey, haz la prueba y pregunta a tus allegados. Tener miedo, priorizar el confort, llevar meses bajo estrés, no prestar atención, no tener tiempo para nada, estar más pendiente de afuera que de adentro.. es normal. Humanamente normal. Tanto como soñar.

Un@ puede haber perdido capacidad de tener perspectiva, haber tenido un mal año, estar un poco perdid@. Las dificultades en el camino no entienden de dinero, edad, sexo, ni condición. Forman parte de la aventura. Tanto como los propósitos de mejora para el nuevo año, tan importantes como tú.

¿A qué esperas? Ponte en marcha.

¡Enhorabuena y adelante!

8 CLAVES PARA PLANIFICAR LOS PROPÓSITOS PARA EL NUEVO AÑO

Ahora es momento de planificar, de alinear estrategia y acción en nuestra agenda. Es el primer paso hacia nuestros propósitos, un primer paso y de los más importantes, ponerse en marcha.

Toma nota de aquellas ideas, sobre las que hayas reflexionado estos días, así no se nos escaparán. Aunque algunas aún no estén definidas del todo anota aquello en lo que se sustenten

Explora las emociones en tu interior imaginando cada uno de los propósitos, como si ya lo hubieses conseguido. Determina qué hace tan especial e importante cada propósito. Explora también el impacto que tendría en los demás haberlo conseguido. No estás sól@

Pon foco y establece cual es el orden de prioridades que funciona mejor en ti, ordenando tus propósitos del más al menos importante. Ya sabes el dicho, quien mucho abarca poco aprieta

Define qué necesitas para llevarlos a cabo, cuanto más detallado, mejor. Acepta las dificultades u obstáculos como parte de los propios propósitos y si lo necesitas pide ayuda, la vida es una aventura

Define el tiempo que vas a dedicar a ello, y cuándo. Descompón cada propósito en partes y así podrás asignar fechas de consecución de cada hito. Son las horas de la verdad

No guardes tus sueños en un cajón olvidado, comparte tus planes para vivir mejor con quien quieras, obtendrás nuevas ideas y un sentido del compromiso. Tenlos presentes

Date permiso para fallar de vez en cuando, hasta el final. Te ayudará a ser valiente y creativ@ cuando lo necesites

Más sobre liderazgo, Inteligencia Emocional, Naturaleza y otros temas en este blog,  síguenos en fbk o  suscríbete a nuestra Newsletter –introduciendo tu nombre y email al pie de esta página-.

¡Conoce experiencias inspiradoras: nuestros cursos y talleres de Inteligencia Emocional y Liderazgo en la Naturaleza!

Pablo Lapuente coachingPablo Lapuente

Co-Fundador/Instructor en LIFE Leadership School

Formador y Coach especializado en Liderazgo, Organizaciones y Relaciones e Inteligencia Emocional

Guía de Montaña y de Piragüismo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Más en: Ponte en marcha | LIFE Leadership School